¿Boicot al aceite de palma?

 

Un boicot completo al aceite de palma no es la respuesta. La realidad es que, nos guste o no, el aceite de palma no va a desaparecer. Hacer un boicot puede ser contraproducente.

Un boicot masivo al aceite de palma no significaría menos deforestación, sino probablemente lo contrario

 

La razón es que si los mercados occidentales dejan de comprar aceite de palma (para lo que se necesitarían millones de personas que participaran) habría varias consecuencias:

  1. Las compañías productoras venderían todo el aceite de palma a otros grandes mercados, como China e India, y a mercados emergentes, como Rusia y Japón
  2. Se empezaría a producir aceite a partir de otras semillas que aún no sufran el boicot, como la soja, que requieren de 4 a 10 veces más tierra para producir la misma cantidad de aceite.
  3. La bajada de precios provocaría el uso de prácticas no sostenibles más baratas
  4. Desencadenaría la bajada de los precios del aceite de palma. Si esto ocurre, la industria del biodiesel comenzaría a ver el aceite de palma como algo asequible, y si la industria de los biocombustibles comienza a utilizar aceite de palma, entonces los bosques del sudeste asiático y África están condenados.