Efectos sobre los ecosistemas

Los bosques vírgenes de Malasia e Indonesia están siendo diezmados a una velocidad alarmante debido al aumento en la demanda de aceite de palma. En Borneo la superficie de bosque se ha reducido más de un 50% en los últimos años.

Según WWF, un área equivalente a 300 campos de fútbol de selva tropical y otros ecosistemas de alto valor ecológico son deforestados  cada hora para plantar palma aceitera (WWF).

Borneo deforestacion

La deforestación de Borneo (UNEP/GRID-Arendal Maps and Graphics Library)

El aceite de palma ha sido declarado por el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas (UNEP) como el principal responsable de esta deforestación en Indonesia y Malasia.

El 70% de las plantaciones de palma en Indonesia y el 50% en Malasia, están situadas en zonas que previamente eran bosque tropical. En los últimos años los bosques de Borneo (perteneciente a Indonesia y Malasia) se han reducido cerca del 70%*¹.

 

*¹ [Gaveau DLA, Sloan S, Molidena E, Yaen H, Sheil D, et al. (2014). Four Decades of Forest Persistence, Clearance and Logging on Borneo. PLoS ONE 9(7): e101654. doi:10.1371/journal.pone.0101654]

 

Según la WWF hay aproximadamente 20 millones de hectáreas de tierra abandonada en Indonesia que podría ser utilizada para hacer plantaciones de palma. Sin embargo, muchas compañías tienen acuerdos con empresas madereras, de modo que si utilizan zonas de bosque conseguirán rentabilizar la tierra dos veces: por la venta de la madera (de alto valor económico en estos casos) y por la producción de las plantaciones.

 

Por otra parte, el desarrollo de las plantaciones de palma aceitera ha sido relacionado con la erosión del suelo: los sistemas radicales de los árboles del bosque tropical húmedo ayudan a estabilizar el suelo con lo que, si el bosque es deforestado, la erosión tras las lluvias aumenta considerablemente.

Además, la polución de los ríos es otro efecto relacionado con las plantaciones de palma aceitera.