¿De dónde viene el aceite de palma?

%

del aceite de palma se produce en Indonesia y Malasia

 

El aceite de palma es un derivado del fruto de la palma aceitera africana (Elaeis guineensis). De este fruto se obtienen dos tipos de aceite: el de palma propiamente dicho, obtenido a partir de la pulpa del fruto, y el de palmiste, a partir de la semilla del fruto.

Estas palmas son originarias de África Occidental, pero florecen también en otras regiones con climas húmedos y calurosos. Actualmente, la palma aceitera se cultiva en África, Asia, Norteamérica y Sudamérica.

 

Las plantaciones mundiales de palma aceitera llegan a cubrir una superficie equivalente a Brasil.

Un poco de historia

Las palmas aceiteras fueron llevadas al sudeste asiático a principios del siglo XX. En ese momento 250.000 toneladas de aceite de palma eran exportadas anualmente del sudeste asiático. Esta cantidad llegó a 2.400.000 toneladas anuales en 1982 y ha aumentado hasta los 60 millones de toneladas actuales. Malasia fue el mayor productor de aceite de palma a mediados del pasado siglo hasta que el gobierno indonesio comenzó a invertir en la industria en la década de los 70. Esta expansión llevó al país a encabezar la lista de productores en 2007 y actualmente abastece la mayor parte de la demanda mundial, ocupando más de 8 millones de hectáreas en Indonesia. Se estima que en 2020 la superficie ocupada será de 13 millones de hectáreas.

Actualmente Indonesia y Malasia comprenden más del 87% de la producción mundial.

Con el auge de la utilización del aceite de palma otros países están comenzando a cultivar palma aceitera, de forma más o menos intensa. Entre ellos se encuentran Papúa Nueva Guinea, Colombia, Tailandia, Camboya, Brasil, México y África occidental, de donde proviene y a menudo representa una base importante para las economías locales, así como una materia prima para la industria local.