¿Por qué es un problema?

 

El aceite de palma en sí mismo no es el problema, si obviamos el hecho de que tiene una alta proporción de grasas saturadas, nocivas para la salud. El mayor problema es el modo en que se produce y manufactura.

El cultivo del aceite de palma tiene efectos desastrosos sobre los ecosistemas, el cambio climático, las especies protegidas y las poblaciones locales.

 

Leer más

Efectos sobre los ecosistemas

 

Los bosques vírgenes de Malasia e Indonesia están siendo diezmados a una velocidad alarmante debido al gran aumento en la demanda de aceite de palma. La situación es tan drástica que se estima que el 98% del área forestal de Indonesia será destruída antes del 2022.

 

Leer más

Efectos sobre el cambio climático

La deforestación para cultivar aceite de palma contribuye significativamente al cambio climático por emisión de gases de efecto invernadero, debido al drenaje de los suelos ricos en carbono y la quema de rastrojos.

 

Leer más

 

Efectos sobre la fauna

 

Borneo y Sumatra constituyen una de las regiones con más biodiversidad del planeta. Actualmente un tercio de las especies de mamíferos de Indonesia están considerados en peligro crítico como consecuencia del desarrollo insostenible de los cultivos que están sustituyendo sus hábitats. Si el ritmo de deforestación continúa, los orangutanes podrían extinguirse en la naturaleza en los próximos 5 o 10 años, y los tigres de Sumatra en menos de 3 años.

 

Leer más

Efectos sobre las poblaciones locales

 

La deforestación trae consigo el desplazamiento de las comunidades indígenas, apropiación de tierras pertenecientes a comunidades autóctonas, violaciones de los derechos de los trabajadores y trabajo infantil.

 

Leer más

Efectos sobre la salud

 

El aceite de palma procesado (como es comúnmente utilizado en la industria alimentaria) aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas y es tóxico para los riñones, pulmones e hígado.

 

Leer más