Efectos sobre nuestra salud

 

El aceite de palma se utiliza masivamente en la industria alimentaria como sustituto de las grasas hidrogenadas o grasas trans, cuya toxicidad para la salud ha sido demostrada recientemente. Este aceite es menos nocivo que dichas grasas trans, pero puede seguir siendo perjudicial.

 

El aceite de palma (derivado de la pulpa del fruto) contiene un 50% de ácidos grasos

saturados (similar a la mantequilla). El palmiste (aceite de la semilla de la palma)

contiene un 80%.

 

Estos ácidos grasos saturados son sólidos a temperatura ambiente y pueden ser nocivos para la salud. Están asociados a arterioesclerosis, trombosis arterial y aumento en los niveles de colesterol en sangre.


El aceite de palma puede estar, básicamente, en dos formas: aceite de de palma fresco (no procesado o rojo) y aceite de palma oxidado (refinado o amarillo). Dependiendo del grado de oxidación al que esté sometido, los efectos sobre la salud de ambos tipos de aceite de palma son radicalmente diferentes. Esta es la razón por la que la información nutricional acerca de este aceite es poco clara en ocasiones.

 

El aceite de palma utilizado en la industria alimentaria 

masivamente es el refinado.

El aceite de palma refinado u oxidado: el “malo”

 

El aceite de palma oxidado es el más utilizado. Posee peligros potenciales para las funciones bioquímicas y fisiológicas del cuerpo. Contrariamente a la forma fresca, el aceite de palma oxidado puede inducir un perfil lipídico adverso, toxicidad reproductiva y es dañino para los riñones, pulmones, hígado y corazón. Esto puede ser resultado de la generación de tóxicos por el proceso de oxidación.

El aceite de palma rojo o fresco: el “bueno”

 

El aceite de palma rojo a moderados niveles en la dieta reduce el riesgo de trombosis arterial y ateroesclerosis, disminuye los niveles de colesterol endógenos, inhibe la agregación plaquetaria, reduce la presión sanguínea, mejora las funciones inmunes, promueve la generación de hemoglobina para los glóbuos rojos, protege contra la deficiencia de vitamina A y contra ciertas formas de cáncer. Estos beneficios del aceite de palma fresco parecen estar relacionados con la presencia de una gran cantidad de antioxidantes, tocotrienoles (un tipo de vitamina E) y β-carotenos. Sin embargo, estos compuestos se pierden en el proceso de refinado del aceite para hacerlo incoloro (rojo inicialmente).

Actualmente existen procesos de refinado que consiguen mantener cierta cantidad de antioxidantes en el aceite. Sin embargo, en el etiquetado no se especifica el proceso de refinado que ha sido utilizado.